Euskal Encounter 23 Rompiendo los límites cada año

Hace unas semanas finalizó la Euskal Encounter 23, la vigésimo tercera edición de una party cada vez más alucinante y es que basta con examinar varios datos para constatarlo: 40 Gbps simétricos de velocidad de conexión (navegas o descargas y subes ficheros a la misma velocidad), más de 6.700 participantes, entre aquellos con ordenador en la party (4.096) y visitantes de día, y multitud de actividades, talleres, conferencias y charlas tanto para los asistentes como para el público en general.

Panorámica con logo Euskal Encounter 23

El ambiente de la encounter este año ha sido muy bueno y tanto los participantes como los organizadores hablan de un rotundo éxito; además, es notable el incremento de participantes femeninos. Como viene siendo habitual, las entradas se agotaron en pocos minutos y algo más de 1.500 personas tuvieron que apuntarse en la lista de espera. La inscripción cuesta 45 € y da derecho a un puesto con conexión ethernet y a dormir en el pabellón adyacente si se desea.

La primera Euskal Encounter se celebró en Urretxu en el año 1994 y en realidad se llamó Euskal Amiga Party I. Entre sus organizadores destaca Sabino San Vicente, quien continúa hoy al frente de la Euskal Encounter, que desde aquella primera party ha ido creciendo y cambiando de nombre (Euskal Amiga Party, Euskal Party) y de ubicación hasta quedarse definitivamente en el BEC a partir de la décimo segunda edición, en el año 2004.

Desde el inicio la party ha organizado diversas competiciones que como es lógico han ido actualizándose de acuerdo con el ritmo al que evolucionan los dispositivos, los programas y claro, las consolas. Si en la segunda edición teníamos concursos como el de Fast Graphic 2D y después Lanzamiento de disquette, hoy en día nos encontramos con otros como el de Retoque fotográfico, CortometrajesFast Android Coding y Lanzamiento de CDs y DVDs.

Se preve que en las tres próximas ediciones la Euskal Encounter vuelva a crecer y se puedan ofertar por lo menos, 512 plazas más.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn